Lunes - Viernes de 9:00h a 14:00h y de 16:00h a 18:45h. Sábados de 9:00h a 13:00h.

91 850 93 64

¿Cuánto cuesta un motor de arranque de desguace?

Pagar un precio justo y a ser posible lo más bajo posible siempre es importante y más ahora que la situación económica está complicada. Por eso los repuestos de desguace son una solución a la que se vuelven más ojos. Pero hablando de casos concretos ¿cuánto cuesta un motor de arranque de desguace? 

Decir un precio exacto es complicado porque influyen muchos factores como la marca y el modelo y también aspectos como la antigüedad del vehículo.  Teniendo en cuenta estos se podría establecer una horquilla entre los 30 y los 120 euros. 

¿Cuánto cuesta un motor de arranque de desguace? Consulta nuestro buscador

Para tener datos más precisos, lo mejor es hacer una consulta en nuestro buscador. A través de esta herramienta se obtiene información precisa. Solo hace falta poner una breve descripción de la pieza que se busca (si se tiene el modelo concreto, mejor) y la aplicación indicará si tenemos disponibilidad y podrás saber cuánto cuesta un motor de arranque de desguace. 

Ahorro asegurado

Dependiendo de los distintos modelos y de la tecnología de la pieza en cuestión el ahorro que se consigue al comprar un repuesto de segunda mano es elevado. El porcentaje de ahorro puede alcanzar el 50% y en algunos casos incluso más.

Al ahorro que se consigue por comprar una pieza de desguace hay que añadirle el dinero que no se gasta al tener el coche inutilizado que puede ocasionar gastos de taxis, de alquiler de otro coche y otras medidas que además de dinero nos generan más tiempo en los desplazamientos y menor libertad de movimiento. 

Mayor disponibilidad 

Otra ventaja añadida que se añade a cuánto cuesta un motor de arranque de desguace es la disponibilidad. En la actual situación del mercado encontramos numerosos problemas de suministros. En mecánica también afecta esta situación y los plazos de entrega de piezas nuevas se alargan. 

Esto además de una molestia, supone un coste para el usuario que debe permanecer durante más tiempo con un coche con el motor de arranque estropeado.