Lunes - Viernes de 9:00h a 14:00h y de 16:00h a 18:45h. Sábados de 9:00h a 13:00h.

91 850 93 64

¿Cuánto me dan por un coche en un desguace?

Cuando la vida útil de un vehículo ha llegado a su fin, se plantea el problema de qué hacer con él. Pero también en esta tesitura lo que queremos es sacar el máximo rendimiento posible. Por eso una de las preguntas que nos planteamos es cuánto me dan por un coche en un desguace.  

Si quieres averiguarlo, te contamos cómo y dónde calcularlo y también cuáles son los aspectos que influyen en la valoración. 

Cómo saber cuánto me dan por un coche en un desguace

Para tener una idea aproximada del dinero que podemos conseguir por entregar nuestro coche no hace falta llevarlo a ningún sitio. Los servicios de tasación online facilitan una estimación con la que tendrás un punto de partida para hacer tus cálculos. 

Usar este servicio es muy sencillo y rápido. En el caso de Desguaces Plaza tan solo hay que introducir los datos de contacto y después indicar:

  • Marca
  • Modelo
  • Kilómetros
  • Matrícula
  • Tipo de combustible
  • Año de matriculación
  • Indicar el estado del vehículo
  • Adjuntar imágenes
  • Si se quiere, una breve descripción del automóvil

A partir de esos datos, los técnicos del desguace harán su estimación teniendo en cuenta las circunstancias de momento del mercado. Ni la tasación ni el servicio son vinculantes, no obligan a nada, es decir es un servicio gratuito que solo busca ayudarte. 

Aspectos importantes a tener en cuenta

Como hemos comentado, el servicio de tasación online con los datos indicados hace una estimación bastante aproximada, pero siempre hay aspectos que también influyen. Por ejemplo, la versión del coche, si es un coupé, una berlina o un familiar y el número de puertas. 

También importa el estado de la carrocería, por ejemplo las puertas o los parachoques que se pueden vender como recambio para otros coches. También los faros, intermitentes, retrovisores y los asientos, algo en lo que a veces no pensamos pero que es importante. 

Aunque se aportan fotos, una inspección más detallada puede beneficiarnos si se comprueba que el vehículo está en buen estado y sobre todo si funciona. En este caso, lo bueno es que con unos pequeños ajustes y puesta a punto se puede poner de nuevo a la venta.