Lunes - Viernes de 9:00h a 14:00h y de 16:00h a 18:45h. Sábados de 9:00h a 13:00h.

91 850 93 64

Entregar coche al desguace, un acto de responsabilidad

Cuando no queremos un coche o está inservible para la circulación la forma correcta y responsable de deshacerse de él es entregar el coche al desguace. Al hacerlo nos aseguramos de que su destrucción se va a gestionar de la manera más eficiente posible. 

Ante la llegada de un coche en los desguaces nos ponemos manos a la obra y examinamos al detalle el vehículo. Una vez comprobado que no se puede reparar para seguir en circulación, extraemos el mayor número posible de piezas

Entregar coche al desguace, gestión 

Las piezas extraídas se revisan y aquellas en las que es necesario se hace una puesta a punto para asegurar que están en perfecto estado. Después se catalogan, se etiquetan y pasan a la base de datos de piezas de repuesto del desguace. 

Las partes del vehículo que no se pueden aprovechar se destinan a chatarra, pero antes de ese paso se extraen todos los líquidos y fluidos. Gracias a este paso se evita que residuos tóxicos se viertan en el suelo o en el agua contaminado la naturaleza. 

Esta correcta gestión y cuidado del medio ambiente es solo posible si se entrega el coche al desguace. Y hay que pensar que hasta el 95% de un coche se puede reutilizar

Tramitación de la baja del vehículo

Otro de los puntos positivos de entregar el coche al desguace es que se tramita la baja definitiva de la circulación. Aunque hay que recordar que este trámite solo se puede hacer en los Centros Autorizados de Tratamientos de Vehículos, como lo es Desguaces Plaza. 

En estos desguaces se hacen todas las gestiones y se recibe el justificante de baja definitiva, expedido por la Dirección General de Tráfico, así como el certificado de destrucción del vehículo. Documentos que acreditan que se han realizado todos los trámites para deshacerse de un coche y que eximen de cualquier responsabilidad.