Lunes - Viernes de 9:00h a 14:00h y de 16:00h a 18:45h. Sábados de 9:00h a 13:00h.

91 850 93 64

Repuestos de coches de desguaces, la economía circular

A menudo escuchamos hablar de la economía circular, de la economía del aprovechamiento pero no sabemos muy bien de qué manera podemos contribuir a ella. Pues bien, comprando repuestos de coches en desguaces participas en ella y la potencias. 

La sostenibilidad no es solo una palabra que está de moda, es una forma de vida y de comportarse que ayuda a cuidar del medio ambiente, pero que además nos trae importantes beneficios.  

Ventajas de comprar repuestos de coches en desguaces

Uno de los beneficios más evidentes de adquirir tus repuestos de coches en desguaces es el precio. Al comprar una pieza de segunda mano vas a pagar menos que si la adquieres nueva, 

Dependiendo de la marca y el modelo del coche y del tipo de pieza en cuestión, el ahorro puede ser considerable. 

En cuanto a la calidad de los repuestos, no hay que desconfiar. Por ser piezas de segunda mano no van a fallarnos. En Desguaces Plaza antes de ponerse a la venta todas las piezas se revisan y, si es necesario, se realiza una puesta a punto. De esta manera te llevas un recambio con garantía. Además, si se diera el caso, te cambiamos gratis y sin compromiso cualquier pieza que pudiera estar defectuosa. 

Disponibilidad de piezas

Otra ventaja de recurrir a un desguace es la disponibilidad de las piezas. Vivimos unos momentos complicados en los que los problemas de suministros están afectando a todos los sectores y el automovilístico es uno de ellos. 

Por eso, hay escasez de piezas nuevas o tardan más de lo previsto en llegar. Para no tener el coche parado y poder continuar con tu actividad comprar las piezas en un desguace es una opción a tener en cuenta. 

Reutilización de hasta un 95% del vehículo

Cuando se entrega un vehículo al desguace los mecánicos proceden a inspeccionar y a extraer todas las piezas que pueden ser aprovechadas. En muchos casos el porcentaje de reutilización llega hasta el 95%. 

Esto supone que el aprovechamiento es casi completo y que apenas se generan desperdicios. Todo un éxito de la economía circular.